INVENTS

2 3 4 INVENT

Avuí  en coneixement del medi hem parlat d’una fabrica màgica on podriem fabricar el que volguerem….aquest són alguns dels nostres invents;una escala per pujar als nuvols, dos bicis voladores i una bicicleta aspiradora per aspirar els carrers mentre fem exercici físic. Que us sembla? originals a que si?

Anuncis

ARTÍCLE SOBRE “PEDAGOGÍA BLANCA”, EDUCAR DE DINS CAP A FORA…

LA BUENA CONDUCTA TAMBIEN SE APRENDE
Para portarse bien, primero hay que sentirse bien. El educador y escritor norteamericano Alfie Kohn explica por qué recurrir a las recompensas puede resultar perjudicial, y cuál es la alternativa para que los niños aprendan valores, se comporten y sean felices.

por Cecilia Galli Guevara

Si pensamos en “disciplina”, posiblemente nos vendrá a la mente la imagen de un padre que castiga a su hijo o lo reprende con dureza. Hoy día, afortunadamente, esta imagen hiere muchas sensibilidades. Rígida y dura, desentona con los valores del respeto a todos que debe buscar una sociedad equilibrada.

Cuando criamos o educamos con respeto, ante una mala conducta de nuestros niños, lejos de reprimir o castigar, nos preguntamos cuáles son los motivos que los han llevado a ese comportamiento. Desde esta óptica, una mala conducta es un síntoma más que una característica del niño; un síntoma del que nos interesa buscar las causas para subsanarlas y así ayudar a nuestro pequeño a crecer feliz.

Tal vez sea hora de ir “más allá de la discliplina”, o de buscar su verdadero sentido. La palabra “disciplina” y la palabra “discípulo” tienen un origen etimológico común: discípulo es aquel que aprende una disciplina, es decir, una materia de estudio. Y, como explica en uno de sus libros el pediatra estadounidense William Sears, promotor de la crianza con apego, cuando hablamos de disciplina podemos entenderla como “materia de estudio”, no como mera obediencia ciega. El discípulo, el aprendiz, procesa el aprendizaje, lo digiere y razona para hacerlo suyo. Justo como un niño aprende a “portarse bien”.

Premio y castigo, dos caras de la misma moneda

El autor norteamericano Alfie Kohn aporta un nuevo concepto al “problema” de la disciplina, que echa por tierra algo tan arraigado en los mecanismos que utiliza nuestra sociedad para criar y para motivar en general como son las recompensas. En su libro Punished by Rewards(“Castigados por las recompensas”), el autor sostiene que nuestra estrategia fundamental tanto para educar a los niños, como para enseñar y tratar a los empleados, se resume en la idea “haz esto y recibirás aquello”. Nos empeñamos en poner una zanahoria frente a las personas, como si quisiéramos hacer caminar a un burro.

¿Cuál es el problema de este abordaje? Como explica Kohn en su artículo “El riesgo de las recompensas”, los premios que se les ofrecen a los niños a cambio de que estudien o de que se comporten como nosotros queremos pueden ser tan contraproducentes como los castigos. En el caso del castigo, “al hacer sufrir a los niños para alterar su comportamiento futuro, se puede obtener una complicidad temporal. Pero esta estrategia no los ayuda a convertirse en personas que toman sus decisiones de forma ética y compasiva”, dice Kohn. Esto significa que la amenaza del castigo o de las “consecuencias” asegura un buen comportamiento sólo momentáneo, ya que en realidad tiende a generar desafío y búsqueda de venganza. De manera similar, afirma el autor, al ofrecer recompensas no les estamos enseñando a los niños a portarse bien, a elegir el buen comportamiento como un fin en sí mismo, sino que estamos alentando una obediencia temporal: se portarán bien, estudiarán, harán lo que queramos, pero no porque deseen hacerlo o porque comprendan que es mejor, sino para obtener su recompensa. Premio y castigo son, pues, como dos caras de una misma moneda.

Kohn asegura que cuando se alienta a un niño, por ejemplo, a compartir, ofreciéndole un premio a cambio, el único beneficio que ve el niño en su buena acción es la recompensa que recibe por ella. Y esto se traduce en que, a falta de premio, falta de buena acción: un chico educado de esta forma no ve otro bien más allá de la recompensa y no incorpora los valores que deberían motivar una buena acción. Además, apoyándose en numerosos estudios, el autor asegura que a largo plazo los niños pierden interés en las recompensas que se les ofrecen.

El objetivo no debe ser, pues, que los niños se porten bien, sino que aprendan, crezcan y desarrollen la capacidad de discernir entre qué es lo bueno y qué es lo malo, y el gusto por elegir lo que les hace bien.

La alternativa a los premios

El objetivo de los métodos de disciplina positiva es enseñar a los niños a ser responsables, respetuosos, cooperativos, capaces de resolver conflictos. Para lograrlo, se alienta el respeto mutuo, se busca identificar las creencias que subyacen detrás de los comportamientos y se pone el foco en las soluciones a los problemas, en lugar de las consecuencias o castigos que puedan traer éstos. Se trata de implementar un método que enseñe, no que obligue.

La tarea de los padres y de los educadores, define Alfie Kohn, es apoyar realmente a los niños. ¿Qué significa esto? Brindar verdadero apoyo a los niños es enseñarles a hacerse cargo de sus propias vidas: en lugar de hablarles tanto y decirles siempre lo que deben hacer, empezar a observarlos, hacerles preguntas y de esta manera alentarlos a crear soluciones para los problemas cotidianos.

En esta instancia, el autor destaca lo fundamental del proceso de aprendizaje, que define como más importante que los resultados en sí mismos: Kohn asegura que cuando el niño se apropia la solución (que le pertenece porque él o ella colaboró en su creación) es más probable que tenga éxito.

¿Cuál es, entonces, la alternativa a las recompensas? Nuestros niños no son mascotas que aprenden trucos cuando les damos una golosina, sino que son seres humanos en perpetuo desarrollo. Lo mejor que podemos hacer para alentar el buen comportamiento, dice Kohn, es adoptar un abordaje que apoye e incentive su capacidad de tomar decisiones responsables, ofreciéndoles nuestra ayuda y guiándolos. Y cuando un chico no quiere cooperar, debemos buscar cuáles son las razones por las que no está interesado: ¿será quizás que pretendemos que aprendan algo que no les es útil porque no se relaciona con su realidad, en el caso del aprendizaje escolar? ¿O es la forma en la que les enseñamos?

Una nueva perspectiva

Como explica Alfie Kohn en una entrevista publicada en Family Education, gran parte de su trabajo se basa en la distinción entre “hacerles cosas a los niños” y “trabajar con los niños”: la única forma de ayudar a los niños a ser personas generosas y responsables y a que aprendan durante toda su vida es trabajar con ellos en la resolución de problemas y en la toma de decisiones. Pero eso lleva tiempo. También supone cuidado, habilidad y en algunos casos coraje, ya que debemos reconsiderar la validez de nuestras peticiones y expectativas sobre lo que se supone que el niño debe o no debe hacer. Necesitamos comenzar a pensar bien qué les pedimos a los niños que hagan.

El autor asegura que los premios son innecesarios cuando se les ofrece a los niños un entorno seguro y solidario en donde pueden crear y descubrir, y un grado significativo de elección sobre qué desean aprender y por qué motivo. Los buenos valores, pues, deben ser cultivados desde adentro, y no impuestos desde afuera.

EL NOSTRE PACTE

mans

Després d’alguns conflictes que ens han anat sorgint, hem decidit fer un pacte.

Hem de parlar…Algun amic-amiga de la classe ha dit que un altre-a era una “merda”, que vos pareix?Podem dir que una persona és una “merda”?(Marieta)

Les mans s’alcen….

-Nooooo!

-Per què?

_Perque una merda fa olor

-Perque és de color marró

-Perque està a terra i tots la xafen

-Podem consentir que  algú siga tractat així?

Les mans es tornen a alçar

-Que le pida perdón cuando lo sienta.

-Que es demanen perdó i s’oblidem, en esta classe som tots amics, voleu que fem un pacte?a partir de ara si algú es disgusta es demanem perdó i s’oblidem. “vale”?

Que vos pareix el pacte de la nostra amiga?

TREBALLEM EN EQUIP

Treballar en equip no és gens fàcil…nosaltres estem aprenent. En els grups interactius pintarem aquestes imatges, aquest grup no va tenir problemes perquè diuen que han “repartit la feina” i que el proper dia ,qui siga el secretàri del grup farà el mateix. Us sembla un bon inici?

ANIMALADES

0a81ca74e38faa57f2c27dcf1779d82e (1) 58108b37fddc0c0d118a2e8a1d8fff0c

Anem a estudiar els animals!La setmana passada varem tindre la primer visita a l’aula, aquest xicotet animalet de la família dels rosegadors ha fet que estiguem tot el dia en silenci…

-txsssssss no parleu fort que el molestarem!

Va dir algun amic/a i el silènci va durar tot el matí…. i és que quan les normes són fetes per ells i elles les solen acomplir…..txssssss silènciiiiiii!

Ja sabeu que com sempre podem dur a l’aula qualsevol informació que ens ajude a aprendre més sobre els animals.

_Marieta a mi m’encanta este tema
-si ?carinyet?
-si !és que els animals són tan bonics!!!…..

“PROBLEMES”

IMG_20150126_162345 (1)

A l’eixida de l’escola una mare em para i em pregunta:
-Maria , en els problemes de mate el dibuix no correspon amb l’enunciat ,veritat?
el problema parla de 9 peixos però al dibuix tan sols hi ha 7, el meu fill em deia:
-Estaran amagaets mare!

Quina frase més dolceta!

A més de les paraules utilitzades ,el missatge que ens transmet… els xiquets i les xiquetes tenen una gran capacitat per creure , imaginar i també per il·lusionar-se per tot, encara que no ho poden vore ho poden creure!

no és preciós?